Todo pensado

Sarah tenía muy claro como iba a ser su casa, había pasado tiempo pensando, pintando paredes y colocando muebles en su cabeza. Así que el día que entró a vivir en su nuevo hogar era como si llevara allí varios años, todo tenía su sitio, no había huecos vacíos ni nada por completar.

Hay que reconocer que aunque todo fue muy meditado sus decisiones decorativas han sido atrevidas y arriesgadas, pero con un resultado perfecto.

Su predilección por las paredes oscuras proporcionan un aire elegante y otoñal a su casa, piezas muy especiales personalizadas por un amigo, muebles vintage comprados poco a poco en Suiza y elementos únicos como la pared de cobre del cuarto de baño, los muebles de cocina de segunda mano y sus propias obras de arte.

Los tonos oscuros en la decoración aportan un toque de distinción a los espacios y hacen de esta casa un lugar tremendamente especial.

Fuente: No Glitter No Glory

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TIENDA ONLINE   |   BLOG   |   CONTACTO